jueves, 13 de diciembre de 2007

Reflexiones de fin de año.

Entiendo que los proyectos (los proyectistas), en el último tramo del año, exploraron intensamente la relación entre usuarios y edificio:

A través de los modos de abordaje peatonal o vehicular,
del desplazamiento en el interior y el exterior del edificio,
de los espacios de permanencia o de espera.
En relación a estos puntos nos enfocamos en el problema de la medida de los elementos arquitectónicos.

La definición del viaje entre la planta cero y el universo lúdico de la azotea nos planteó preguntas y caminos de experimentación acerca de los dispositivos para el movimiento vertical.

Ideamos resoluciones para los espacios de recepción y movimiento masivo de personas.

Imaginamos, con precisión en algunos casos, el universo de sensaciones visuales y auditivas
producidos a través de la disposición de los distintos elementos de la azotea.

Tratamos de despojarnos de prejuicios limitantes en torno a la medida de los espacios.

En algunos casos ideamos soluciones ingeniosas para resolver las dificultades que nos ofrecían los pisos-cubiertas oblicuos.

Nos acercamos al problema concreto de la materialización de los espacios.

Abordamos el problema técnico de la estructura resistente de los edificios, los esfuerzos de los distintos elementos estructurales y su rol expresivo.

Reconocimos en una selección de edificios, anónimos o emblemáticos, la resolución técnica de problemas que asociamos a nuestro caso.

Descubrimos en el itinerario propuesto por dichos edificios una exploración formal ilimitada, inteligente y estimulante para nuestro accionar como proyectistas.

Descubrimos, también, que un edificio es buena arquitectura cuando funciona bien y está bien construído.

Aprendimos que la forma promueve los usos.

Descubrimos nuevos arquitectos o arquitecturas, aunque lejanas en el tiempo.

Aprendimos que la buena arquitectura prescinde de los estilos y que no tiene fecha de vencimiento.

Por último, a través de las distintas soluciones arquitectónicas nos acercamos al problema de la forma urbana.

1 comentario:

Guido dijo...

Uff! Cuanto que aprendimos! De verdad, fue un año intenso en mi carrera.
Una duda: porque la forma urbana quedó por ultimó?

Guido Greco